Vivir del pasado

By  |  0 Comments

España ha dicho adiós al sueño mundialístico a las primeras de cambio. Dos partidos y dos sonrojantes derrotas que devuelven a la vigente campeona a casa. Del cielo al infierno sin pisar por un momento el suelo. Nadie bajó los pies a tiempo y se consumó la desgracia en forma de ridículo histórico.

Con el relevo generacional olvidado en lejanos resort de lujo, la misma guardia pretoriana que se quiso comer el mundo desde 2008 -y bien que se lo comió- se ha visto extasiada de gloria en Brasil 2014. Un equipo sin alma, sin intensidad, sin calidad, sin ofrecer nada al espectador, ha dicho adiós a una generación que será por siempre recordada, pero a la que en estos momentos nos toca darles un toque de atención.

En España existen dos vertientes, los que viven del pasado y los que viven el presente en aras de un futuro mejor. Este síntoma se vio bien claro con las humillaciones sufridas ante Holanda y Chile. Los críticos eran malos para aquellos que viven del pasado. No se puede mancillar el nombre de aquellos que algún día fueron héroes. Los críticos criticados , entre los que me incluyo, piensan que estos no supieron ver a tiempo su decadencia, vivieron de las rentas y no dejaron paso a una generación que viene a 200km/h. Una generación que ganó la última Eurocopa sub21 y de los cuales sólo un futbolista ha tenido minutos en este Mundial. Fiel reflejo de lo que ha acabado sucediendo.

Los Xavi, Villa, Torres, Xabi o Casillas, entre otros, no supieron ver que Brasil 2014 les pillaba en fuera de juego. Un retiro a tiempo, en lo más alto, hubiera sido una opción acertada, pero algunos quisieron tirar más del hilo de los éxitos, el cual se acabó rompiendo en el momento crucial, ante los ojos de todo el globo terráqueo. Una triste final para una generación única, a la que siempre recordaremos, pero de la que no viviremos más su presente. Eso es pasado, ahora toca pensar en lo que vendrá. En una “revolución” de jugadores que quieran de nuevo comerse el mundo, los mismos que nos tenían que haber acompañado ya en esta aventura que aguardábamos todos los aficionados con gran esperanza, la misma que para otros se nos esfumó con una lista que premiaba más el estatus que el estado de forma.

Una generación nueva, de la cual parte estaba en Brasil, pero que no tuvo su momento. Eran los Mata, Koke o De Gea de turno. Ahora esperan jugadores como Jesé, Ander Herrera, Gerard Deulofeu, Dani Carvajal o Marc Bartra. Unos futbolistas jóvenes, con ansias de triunfar, con las ganas del primerizo que quiere comerse el mundo. Ese que alguien no les permitió probar en Brasil 2014.

Tras las derrotas se pidió perdón, pero antes que el perdón, había bastado con un adiós a tiempo. No llegó, y algunos se quedaron con cara de tontos, aquellos que aún creían en una generación que se había visto ya bastante noqueada en el último tramo de temporada. Ahora muchos recogen sus bártulos, agachan la cabeza y buscan contratos millonarios en algún lugar alejado del mundanal ruido del fútbol de élite. Llegó su hora de partir. Les damos gracias por los servicios prestados, por su tesón y por llevarnos a la gloria. Será difícil repetir la conquista Eurocopa-Mundial-Eurocopa. Ahora toca pensar en el presente en vistas al futuro que nos espera.

Share Button
Christian Díez Torralba

Christian Díez Torralba. Nacido en 1987, estudié periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, para posteriormente especializarme en el mundo del periodismo deportivo en la Universidad Internacional de Valencia. He trabajado en medios como Eurosport, Goal, Defensa Central, Madrid-Barcelona o Sphera Sports entre otros. Ahora busco nuevos proyectos.